Cuando soy sarcásticamente mala cuando te hablo, es porque realmente me agradas y me siento cómoda contigo. O porque en serio te odio y no me importa si lo sabes. Ahora complícate adivinando por cual de los dos motivos soy así.

(Fuente: perdida-entu-mirada, vía jugemos-a-enamorarnos)